viernes, 25 de noviembre de 2016

Brañas del Valle y Picu Caldueiru desde Villamayor (Teverga).

Brañas del Valle y Picu Caldueiru.
Vuelta a los Altos del Oral.
Circuito desde Villamayor (Teverga).


(Vicenturo)

Hoy proponemos un sencillo paseo para darle la vuelta a los Altos del Oral y recorrer, en gran medida, el PR AS-234 Ruta de las Brañas del Valle.
En nuestro caso la única pretensión era pisar un poco de nieve recién caída y aprovechar para conocer un poco esta parte más occidental de la zona de los Puertos de Marabio
Ya de paso, pensábamos acercarnos también a la Peña Cruzada, techo de Yernes, pero la gran cantidad de nieve caída hasta el día anterior nos hizo dejarlo para otra ocasión, ya que se hacía bien incómodo el caminar, y es que no contábamos con encontrar tal acumulación a estas cotas. Pese a todo, sí que ascenderemos a la modestísima cima del Picu Caldueiru; modesta cumbre pero con grandes vistas.
Total que sale un circuitillo muy guapo, donde tuvimos un espléndido día y pudimos disfrutar de paisajes invernales de ensueño.
Una ruta fácil de seguir e ideal para una escapada exprés, aunque nosotros nos lo tomamos con calma.

Cartografía IGN 1:25000 Hoja 52-III

Cota mínima: 838 m.
Cota máxima: 1380 m.
Desnivel máximo: 542 m.
Desnivel acumulado: 647 m.
Distancia: 10,5 km.
Tiempo: 5:15 h.
 (Con las paradas, mucha calma y gran acumulación de nieve)

Aquí os dejo el track:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=16085494

Por la AS-228 llegamos a Entrago, donde tomamos la TE-3 que va a Taja y por la que recorremos 3 km hasta Santianes. Justo al salir de esta localidad, nos desviamos (señalizado) por la carretera que, en algo menos de 3 km, lleva al pueblo tevergano de Villamayor, bajo la vertiente oriental de los Altos del Oral.
Dejamos el coche en una pequeña zona de aparcamiento que hay a la entrada del pueblo (838 m).

Justo enfrente, una magnífica y guapa fuente que nos puede venir de perlas para aprovisionarnos de fresca agua.

Comenzamos a caminar ascendiendo hacia el próximo lavadero, donde tomaremos por la pista que sale por nuestra izquierda hacia el Sureste (flecha roja); por la de la derecha (flecha amarilla) regresaremos en unas horas.
Vemos el panel indicativo del PR-AS 234 que en parte seguiremos.
Comentaros que recientemente han limpiado y renovado la señalización de esta ruta que, al parecer y hasta hace bien poco, estaba en estado un tanto precario.

Atrás dejamos Villamayor.
Pueblo grande y concurrido con arregladas casas.

Por nuestra derecha, los Altos del Oral, que se ven bastante cargaditos de nieve.

Hacia el Norte y por encima de Villamayor, el Caldueiru, más tarde lo ascenderemos.

Así nos vamos alejando de Villamayor en cómodo caminar por amplio camino entre las fincas de La Devesa.

Que nos lleva a pasar, a continuación y tendidamente, por encima de las fincas de Cruz de Navachus.

Alcanzamos un cruce desde donde podríamos bajar a la próxima aldea de Riomayor; nosotros de frente, siguiendo la señalización del PR a la Braña del Valle.
A partir de aquí el camino pierde entidad convirtiéndose mas bien en senda, que sin embargo a día de hoy se mantiene limpia.

Un ligero descenso entre guapo robledal, nos llevará a cortar por la vaguada del regato del Saltu l'Agua.
Un tramo chulo éste.

En el otro margen de la vaguada, vemos por donde continúa nuestra senda faldeando en ascenso por la vertiente oriental de la Peña'l Campu.
Se aprecia que lo han desbrozado hace poco.

Cruzamos sin dificultad alguna el regato del Saltu l'Agua (886 m).

Detalles.

Entre las hojas apreciamos el sector de Ventana, flanqueado por las Ubiñas y el Ferreirúa.

Cambiamos así al otro margen de la vallina y abandonamos el bosque.

Una vista atrás hacia la vaguada.
La senda empieza a ganar altura dejando una buena pendiente por nuestra izquierda en el tramo inicial.

Así que sin complicación alguna, vamos ascendiendo por la ladera de la Peña'l Campu en un entorno abierto dominado por el brezo.

Nueva vista atrás hacia la zona de la Cruz de Navachus, por donde hemos venido, y de la vaguada del regato del Saltu l'Agua.

Vemos también la aldea de Riomayor.

Hacia el Noreste, la sierra que desde el Caldoveiro a Gradura, delimita los Puertos de Marabio por su sector oriental.

Y al Este, la nevada mole de Sobia, separada de la de Gradura por el desfiladero de Valdecerezales, que da paso al Valle de Teverga.

Total que entramos en un tramo más abrupto, donde la senda labrada en la roca asciende por la vertiente meridional de la Peña'l Campu y sobre el Barranco de Santianes.
Para nosotros resultó ser el sector más interesante y chulo de este circuito.

Tras devolar un pequeño crestón por una entalladura, caemos a zona arbolada que ocupa el fondo de una vaguada.

Donde enlazamos con un camino que viene de Riomayor empezando a ganar altura con fuerza.
Ojo a los patinazos si estuviera húmedo este tramo, como fue nuestro caso debido al deshielo, ya que conserva algún resto de empedrado.
Podéis apreciar la señalización de pintura del PR recientemente renovada.
Empiezan a aparecer las primeras manchas de nieve alrededor de la cota de 1000 m.

Ganamos un claro y ya vemos próximas unas cabañas sobre un collado (1031 m), que el IGN identifica como la Braña'l Valle, y me da a mí que no debe ser correcto.

Vemos que se conservan dos o tres cabañas.

Abandonamos este collado por el camino que inicialmente se dirige hacia la cabecera del Barranco de Santianes.

Da entonces esta pista un brusco giro a derechas con muy guapas vistas hacia la Sierra de Gradura y la Sierra de Sobia sobre el Valle de Teverga.

Y nos vamos aproximando cómodamente a la que sí es la Braña'l Valle y de más entidad que la anterior.

Últimos metros.

Y alcanzamos la Braña'l Valle, Riomayor o Santianes (1130 m).
Al final vete a saber cual es el topónimo más correcto, porque según el mapa que se mire ya se sabe; así que nos quedamos con el que da nombre al PR.
Una braña preciosa con buenas y arregladas cabañas y un par de teitos.

Una panorámica.
(Pinchar para ampliar)

Detalles.

El otro teito.

Buscamos la parte alta de la braña pasando al lado de una buena fuente.

Una vista hacia la zona de Ubiñas y el Ferreirúa en el Puerto Ventana.

Por debajo nuestro y sobre el collado por el que hemos pasado, las primeras cabañas que nos encontramos en nuestro ascenso hasta aquí.

En el otro margen del valle del Barranco de Santianes, las Brañas de Valmuertu.

Tras la pertinente parada para reponer fuerzas, buscamos la parte más occidental de la braña para abandonarla por el amplio camino que asciende.

Alcanzamos así el extremo más meridional de los Altos del Oral, buen mirador hacia el collado del Llanu Ordiales por donde baja la pista a Urria.
El paisaje con toda esta nieve ya es soberbio.

Pronto abandonamos esta pista que continúa hacia Urria, tomando por otro camino que sale por nuestra derecha y asciende hacia al Norte, dejando por nuestra izquierda los pastos de La Corrada comenzamos a bordear así la vertiente occidental de los Altos del Oral.
Encontraremos restos de corros por esta zona.

Por nuestra izquierda, la pequeña cordal del Cabezu sobre la Cruz de Urria y por donde viene el Camín Francés. Ahí nos vamos a encaramar en breve para asomarnos a Vicenturo.
La acumulación de nieve ya es importante y cuesta intuir la pista que seguimos.

No contábamos con tanta nieve, y es que el tema está para raquetas; nos empezamos a hundir un poco empezando a ser un tanto incómodo este ligero ascenso por la pista, que ni vemos, hacia el Collado del Pozo Oral, que ya está próximo. Eso sí, el entorno no puede estar más guapo.

Muchos caballos por estos pastos nevados que incluso posan para nosotros.

En este punto las vistas hacia la Cordillera ya son de escándalo.
Desde el Macizo de Ubiña a la izquierda, donde destacan Peña Ubiña y los Fontanes, hasta la Sierra de Los Bígaros, a la derecha, pasando por la zona de Ventana y el Ferreirúa entre otros.

Igualmente de guapas las vistas hacia la Cordal de La Mesa.
Desde Peña Negra, a la izquierda, pasando por la alargada cumbrera del Michu, hasta La Mirandiella con sus antenas. Buena ruta nos metimos hace poco por esta última para darle la vuelta al valle de Taja. Podéis verla AQUÍ.

Unos metros antes de alcanzar el Collado del Pozo Oral, nos tiramos hacia la izquierda para interceptar el Camín Francés, por el que ascendemos en breve subida a la cumbrera de esta sierra del Cabezu.

Alcanzamos la cimera (1300 m).
Un espectáculo.
Bajo nosotros la maravillosa vega de Vicenturo con el baluarte del Pico Redondo a la derecha.
El topónimo proviene de la VI Centuria Romana, encargada de cuidar aquí los asturcones del ejército romano destacado en Asturias.
Por Vicenturo continúa el Camín Francés, entroncando con el Camín Real de La Mesa en la próxima y espectacular vega de Cueiro.

Retrocedemos sobre nuestros pasos hacia el Collado del Pozo Oral (1296 m), para reincorporarnos a la pista que continúa hacia el Norte por la vertiente occidental de los Altos del Oral y por donde discurren  el GR 101.1, el 109 y el PR-AS 234.

Inicialmente en ligero descenso por los pastos del Cabezu, donde un amable caballo que nos precede ha abierto huella.

Una vista atrás hacia el Collado del Pozo Oral.
La verdad que el día que hoy disfrutamos no puede ser más espléndido.

Atrás queda el Pico Redondo sobre Vicenturo.

Por nuestra izquierda, la cabecera del valle del Cubia con el Pico Porcabezas que ascendimos hace unos años y por donde discurre el Camín Real de la Mesa.
Hacia la izquierda y al fondo, la Sierra de Manteca.

El itinerario sobradamente señalizado.

Por el que avanzamos tendidamente y entre coloridos acebos.

Soslayamos por nuestra izquierda el desvío a las brañas de Sta. Cristina y Pividal, por donde continúa el PR AS-234. Nos mantenemos en la pista por la que continúa el GR.

Ya vemos asomar la Peña Cruzada, techo de Yernes.

Tras un ligero repecho, comenzamos a bordear la umbría cara norte de los Altos del Oral.

Por debajo nuestro queda la braña de Sta. Cristina y, más al fondo, la del Pividal.

Y nos vamos aproximando al Collado de Sta. Cristina.

Por la izquierda, la Sierra de La Granda con el Caldueiru, que seguidamente ascenderemos y Peña Cruzada al fondo.

Collado de Sta. Cristina (1281 m).
Aquí estuvo la ermita homónima ya desaparecida.

Y si nos fijamos, a nuestra izquierda vemos los grandes bloques de un expoliado dolmen.

Importante cruce de caminos como se puede apreciar.

Imponentes las vistas hacia los Puertos de Marabio con la Sierra de Gradura y también hacia el Valle de Teverga con la de Sobia.

Pues nada, dejamos el collado para enfilar la subida al Caldueiru.

Apenas 100 m de desnivel que no tienen ninguna dificultad, si no fuera por la gran acumulación de nieve.

Según ganamos altura pues la cosa se pone fea y cuesta progresar.

Sobretodo en los metros finales donde ya nos da la risa.
Al fondo, los Altos del Oral que hemos ido circunvalando.

Sin mayor novedad hacemos cumbre en el modesto Caldueiru (1380 m).

Hacia el Norte podríamos continuar hasta la Peña Cruzada, que está bien cerca y entraba en los planes de hoy.
En condiciones normales sería un momento, pero dada la gran cantidad de nieve a esta cota, pues no nos apetece seguir. A mi por lo menos.

Hacia el Este, toda la cordal que desde el Caldoveiro llega a Gradura, cerrando los Puertos de Marabio por el oriente.
Por detrás, la Sierra del Aramo.

Al Sur, el Valle de Teverga, Sobia, Ubiñas y las cumbres somedanas de la Cordillera.

Por el Oeste, el valle del Cubia y la Cordal del Porcabezas, al fondo, la Sierra de Manteca.

Descendemos volviendo sobre nuestros pasos nuevamente al Collado de Sta. Cristina.

Donde retomamos la pista que desciende por la vertiente oriental de La Granda.

(Vista atrás)

Ya vemos abajo nuestro punto de partida y al que tenemos que volver: la localidad de Villamayor.

Una última mirada a los Puertos de Marabio y la Sierra de Gradura, por la cual hicimos una guapa ruta hace poco (Ver ruta).

Total que llegamos a la altura de Veiga Cimera (1145 m) donde abandonamos la pista tomando por el antiguo camino que sale por nuestra derecha.
Comentaros que, en caso de hacer la Peña Cruzada, no sería necesario retroceder hasta el collado de Sta. Cristina para coger la pista, pues desde el collado previo a la cumbre, sale un sendero que llega a este mismo punto; aunque en las condiciones de hoy seguramente no sea visible por la nieve.

Así que descendemos por el viejo camino dejando un par de fincas a nuestra izquierda.

Atravesamos un guapo roblebal.

 Para caer a una pista donde vemos nuevamente la señalización del PR-AS 234 hacia Marabio. Nosotros a la derecha rumbo a Villamayor.

Pista ésta por la que recorremos pocos metros, pues enseguida muere, dando continuidad al antiguo camino empedrado que nos lleva a pasar junto a unas paredes calizas en un guapo tramo.

Salimos a la carretera que viene de Hedrada y enseguida llegamos a Villamayor finalizando esta prestosa y sencilla ruta.
Cambio de ropa y a comer a casa.

Os dejo el perfil de elevación.

¡¡Un saludo!!


2 comentarios:

  1. Bonita ruta de verdad. Las vistas excepcionales. No conocia la Braña Valles. Toda una preciosidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastián, la verdad que es una rutuca sencilla pero guapa y claro, con nieve, todo se realza mucho. Esa Braña del Valle, muy chula.
      Un saludo!!

      Eliminar