jueves, 4 de enero de 2018

Un paseo entorno a la Sierra de Peña Collada (Proaza).

Circunvalando la Sierra de Peña Collada desde Caranga d'Arriba (Proaza).
Circuito por el Collado Oliz y valle del Zaraméu o Mingoyu.


(Peña Collada)

Nuevamente regresamos al valle del Zaraméu en Proaza, por donde habíamos estado hace unas semanas realizando un itinerario bastante delicado que nos llevó a pasar por un cañón infernal; así que esta vez tocaba algo sencillo, un paseo más que nada, sin más pretensión que conocer un poco el entorno de la cuarcítica y escarpada Sierra de Peña Collada, situada en las estribaciones nororientales de la Sierra de Sobia y a la cual pretendemos darle la vuelta.
Se trata de un guapo circuito que se realiza en gran parte por pista, cruzando por entornos boscosos muy variados. Castaños, robles, hayas y densos pinares jalonarán nuestro caminar que nos llevará a pasar por bucólicas camperas y majadas dominadas por el baluarte de Peña Collada.
Ruta sin dificultades reseñables, aunque con un nada desdeñable desnivel acumulado de casi 1000 m.

Cartogafía IGN 1:25000 Hoja 52-3

Cota mínima: 278 m.
Cota máxima: 1030 m.
Desnivel máximo: 752 m.
Desnivel acumulado: 980 m.
Distancia: 14 km.
Tiempo: 6 h (Con las paradas).
Inicio/Fin: Caranga de Arriba.

Descarga el track AQUÍ.


Por la AS-229 llegamos a Caranga d'Arriba, última población del concejo de Proaza antes de entrar en el de Quirós.
Aparcamos el coche junto a la Capilla de Ntra. Sra. de los Remedios (278 m), lugar de gran devoción mariana cuya festividad se celebra el 15 de septiembre.
Con un frío contundente comenzamos a caminar buscando la parte meridional del pueblo .

Y, al momento, cruzamos el Trubia por este puente; por cierto, de origen medieval.

Enlazamos entonces con la pista que se adentra en el valle del Zaraméu y vemos la señalización hacia el Collado Oliz que tenemos que alcanzar.

Continuamos así en ligero ascenso sobre el margen derecho del Zaraméu, que tributa sus aguas al Trubia más abajo.

Para cambiar la pista al margen izquierdo del reguero y, en nada, llegar a lo que queda de las antiguas instalaciones mineras, donde se explotó un yacimiento de plomo desde los años cuarenta hasta finales de los setenta del siglo pasado.
Por este lugar también pasa la canalización que comunica el Azud de Oliz con el Embalse de Valdemurio, por lo que todavía podemos ver los antiguos barracones de las obras realizadas allá por los sesenta.

Incluso la boca sellada de acceso al tunel.

Curva a derechas que nos aparta del reguero...

...y comenzamos a ascender ya sin contemplaciones entrando rápidamente en calor.
Fuerte pendiente por tramo hormigonado, flanqueado el camino por centenarios castaños y donde enseguida veremos un grupo de arruinadas cabañas por nuestra derecha.

Siempre en ascenso, la pista irá alternando tramos de tierra con otros hormigonados en las mayores pendientes, pero tampoco es que se haga tediosa, al discurrir por este magnífico entorno.

El castaño da paso al roble al cruzar por una zona donde nos topamos con una manada de jabalís que huyen despavoridos; unos diez ejemplares nos dio tiempo a contar, que no a fotografiar.
Y es que por estos montes es fácil verlos; también abunda el ciervo.

Recibimos por nuestra derecha la pista que viene de Caranga Baxu y, en nada, toca afrontar otro tramo hormigonado, que se ve de reciente factura y nos adentra en un pinar de repoblación.

Vista atrás, vemos la mole de la Sierra de Caranga por delante de la de Tene.

Y, sobre el otro margen del valle, la Sierra del Gorrión.

Y así llegamos a un cruce, el Cantu La Bobia (687 m), donde vemos una balsa de agua destinada a la extinción de incendios.
De frente, siguiendo el rumbo que traemos hasta ahora, continúa el camino que sube a los puertos de Mingoyu; por él bajaremos en unas horas, así que tomamos el que invierte el rumbo por nuestra derecha y se dirige al Collado Oliz.

Tendida pista que nos da un respiro al cortar prácticamente en llano.
Al frente, el Pico Los Neninos, según nombra el mapa.

Y buenas vistas tenemos hacia el valle de Caranga, dominado por la sierra homónima y donde vemos la localidad de Caranga d'Arriba, donde comenzamos la ruta y en la salida de este valle del Zaraméu que hemos venido remontando.

Alcanzamos el Collado Oliz o La Rebollosa (706 m), cruce de caminos donde hay que estar atentos, pues vamos a ver tres opciones.
El camino que vemos por la izquierda es una pista forestal que muere en las faldas de Peña Collada, el que vemos a la derecha, desciende valle abajo hasta salir a la la Senda del Oso y la carretera que va a Teverga por Valdecerezales; así que a nosotros nos interesa el del centro, el que se dirige hacia el extremo septentrional de la sierra de Peña Collada.

Se trata de una pista que continúa tendida y cortando por la vertiente nororiental de la sierra, vertiente sombría donde se mantiene una contundente helada que nos da no se va a quitar en todo el día.

Por lo que aprovechamos para fijarnos en fotogénicos detalles invernales.

Menudos pinares de repoblación hay por esta zona de la Granda de Oliz.
Al fondo y sobre el valle del río Teverga, las sierras de Proacina, donde destaca la picuda figura del Pico Yugueiro, que se eleva sobre la medieval localidad de Bandujo, que poco más adelante se dejará ver.

Pronto la pista da paso al sendero al internarnos en la frondosidad de los pinares.

Sendero de marcada traza por el que continuamos muy cómodamente.
Estamos en el antiguo camino que unía Sta. María de Traspeña con Caranga d'Arriba.

Con guapos tramos sobre verticales laderas que se precipitan al fondo del valle.

Llegamos así a un colladín (735 m) donde podríamos devolar la sierra y buscar el camino de bajada que por la otra vertiente desciende a Sta. María de Traspeña.

Pero merece la pena avanzar unos pocos metros hacia la pequeña prominencia del extremo más septentrional de esta Sierra de Peña Collada, donde se encuentran unas antenas de comunicaciones (748 m).

Porque sencillamente las vistas son espectaculares.
Menudo balcón guapo al desfiladero de Valdecerezales, entre Sobia y Gradura y que da paso al Valle de Teverga, enmarcando al fondo la Peña Negra, en la Cordal de La Mesa.
Los mapas denominan a esta cota Pico Castiello y hacen referencia a un asentamiento castreño nombrado como el Torrichón.

Pero parece ser que el Pico Castiello con su castro, se debe corresponder con esta peñona que tenemos por debajo y sobre Sta. María de Traspeña, como indican mapas más antiguos. Cota que tiene un mejor dominio del valle.

Unas panorámicas.
Por el Oeste, pues eso, el desfiladero de Valdecerezales que se abre, como comentábamos, entre la Sierra de Sobia y a la derecha la de Gradura, con cumbres como son Peña La Sala y L'Oubiu y por donde estuvimos hace un tiempo (ver ruta), debajo de las cuales vemos las localidades de Fabar y Bustiello.
(Pinchar para ampliar)

Hacia el Noreste, las sierras de Proacina con el Pico Yugueiro sobre Bandujo y, por la derecha, la cordal de Oliz y Llaneces que se extiende hasta el valle de Caranga, cerrado al fondo por la Sierra de Caranga.
(Pinchar para ampliar)

Tomando un pedregoso camino que vemos por delante de las antenas y que les da servicio, descendemos por la vertiente de la sierra que cae a Sta. María.
Al momento entramos en el pinar, por el que perdemos altura con fuerza trazando el camino sucesivos tornos.

Aflora entonces el monte autóctono al pasar junto a una pequeña explotación de colmenas.

Y es cuando enlazamos con la pista (617 m) que sube de Sta. María a los puertos de Mingoyu, por lo que no llegamos a entrar en esta localidad.

Toca afrontar más de 300 m de desnivel hasta los pastos de altura que la pista, a tramos hormigonada, supera en varios tornos y pocas treguas, nuevamente entre pinares; un tramo que se nos va a hacer un poco pesado, la verdad.
Hay la posibilidad de tomar el antiguo camino de los puertos que parte de Sta. María y se eleva sobre el otro margen de este valle del arroyo San Martín pero, como tenemos alguna referencia de que pueda estar algo cerrado y tendríamos que perder más altura para caer al pueblo y cogerlo, pues tampoco nos queremos complicar la vida, que hoy se trata de un paseo tranquilo.

Abandonando los pinares y ya próximos al puerto, la pista suaviza su pendiente bajo los murallones cuarcíticos de Peña Collada.

 Siempre con unas vistas preciosas hacia Sobia y Gradura, transitamos junto a las primeras cabañas de la braña de La Collada.

Por donde algún amigo nos sale al paso.

 Estamos en el Puertu Mingoyu y sólo nos resta abrir una portilla metálica para acceder, pasando junto a una manga para el ganado, a los amplios pastos de La Collada (977 m), dominados por la peña homónima.
A este collado también se le nombra como Minchadorio, aunque igual este topónimo no es correcto.
(Pinchar para ampliar)

Por el Este vemos las praderías del Collaín, a donde nos tenemos que dirigir, en el extremo septentrional del espolón que cae de Sobia y separa las cabeceras de los regueros Zaraméu y Mingoyu. Más atrás y sobre el valle del Zaraméu, las Peñas de Toriezu con el Granda Mollía, entre los collados del Collaón y Quintaneiru y, a la izquierda de este último, el airoso Pico Mayor en la Sierra del Gorrión.

Al Sur, la Sierra de Sobia por el sector del Barzanalgas.

Nos acercamos a una solitaria cabaña bajo los paredones de cuarcita de Peña Collada.
Llevábamos en mente coronar su cumbre, pero hoy no estamos por la labor de enfrentarnos a una auténtica muralla de brezo y monte bajo para ganar una cima que, si bien no reviste dificultad, si tiene un ascenso muy "sucio". Queda para otro día con más ganas, que de ahí no se mueve.
Así que plácidamente sentados en un banquín, vamos a picar algo y echar un cigarrito admirando los bucólicos pastos de este collado.

Pero toca ponerse en marcha, así que pasando junto a la manga nos dirigimos a la pista que vemos al fondo.

Vista atrás, una panorámica de Peña Collada.
(Pinchar para ampliar)

La pista terrera nos eleva a un collado con una cabaña en buen estado sobre las fincas del Grandizu, collado que en los mapas del IGN se denomina como La Cochadiella (1000 m).
Aquí debemos tomar un camino por nuestra izquierda. Primero vamos a ver un senderín que creemos sigue el trazado de una antigua canalización romana que se abastecía del Zaraméu, pues en tiempos ancestrales el Imperio hizo sondeos mineros en las inmediaciones de Sta. María por el método de ruina montium.
Esta senda creemos que sería una opción -de hecho viene en el mapa- pero nosotros vamos a ascender unos pocos metros para buscar el camino más amplio que vemos en la imagen.

Desde aquí tenemos unas vistas espectaculares a las sierras de Tene, Aramo y Gorrión, en el vecino concejo de Quirós.
(Pinchar para ampliar)

Amplio camino que corta en llano por la vaguada en la cabecera del Mingoyu y que vamos siguiendo hacia el Este.
Pillaremos tramos muy embarrados que, sin embargo y debido a la orientación de esta ladera, se mantienen congelados, por lo que avanzamos con toda comodidad.

A nuestra izquierda, todo el valle de Mingoyu que tenemos que descender hasta Caranga d'Arriba, que se intuye allí al fondo y a los pies de la Sierra de Caranga, que cierra el valle homónimo por su margen derecho.

Atrás vamos dejando Peña Collada.

Y, sin esfuerzo alguno, alcanzamos las bucólicas camperas de Braña La Espina (1030 m), máxima cota de hoy.
Aquí el camino se desdibuja; debemos continuar de frente por el paso que se abre entre las espineras.

Podemos ver un grupo de cabañas en esta braña.

Así que buscaremos nuestra senda por el paso que comentábamos y que encontraremos al poco por la izquierda, haciéndose más evidente al girar a derechas y retomar rumbo oriental.

Pasamos así a la vertiente del Zaraméu, cuando vemos muy próxima la entalladura entre dos crestones por donde discurre el reguero, y que nos dio por investigar hace bien poco después de descender esa ladera que cae de las Peñas de Toriezu; una liada bien gorda que podéis ver AQUÍ.
(Pinchar para ampliar)

Seguimos por el camino de amplia traza cuando da un brusco giro a rumbo norte al pasar por un acebal.

Continuando cómodamente en descenso hasta un llano que mantiene una helada muy contundente y donde la senda se vuelve a desdibujar, pero se encuentra al momento sin problema.

Ya estamos muy próximos del Collaín o Colláu Mingoyu.

Pero antes pasamos junto a una solitaria cabaña a la sombra de un retorcido y curioso fresno.

Y sin más, y prácticamente en llano ganamos El Collaín (875 m).

Otro sitio de idílicos pastos, guapo guapo.
Hacia el Oeste, por la vertiente del Mingoyu, la Peña Collada.
Hacia el Este, por la vertiente del Zaraméu, la Sierra del Gorrión y Peñas de Toriezu.

Un poco de zoom a Peña Collada, que desde esta posición nos muestra su perfil más fiero.

Observamos restos de construcciones en este bucólico collado que, sin embargo, tiene una leyenda tenebrosa.
Cuentan que aquí se situaba la aldea de Mingoyu, cuando en el año 1854 encontró el cura de Casares a todos sus habitantes inexplicablemente muertos. Multitud de interpretaciones de lo que ocurrió dieron paso a la leyenda; que si una sacavera (salamandra) contaminó el agua, que si el arsénico que abundaba por aquí, etc.
La cuestión parece ser que nunca se aclaró y no hay registros de los hechos.
Así que aquí dejamos la reseña para el que quiera ahondar en el tema.

Buscamos la senda por la izquierda en claro rumbo occidental por la vertiente del Mingoyu.
Senda de amplia traza que nos lleva a pasar por un tramo muy embarrado, que debemos salvar como buenamente podamos. Más de lo que se aprecia en la foto

Adentrándose en zona boscosa, continúa la senda descendiendo en busca del fondo del valle.

Vadea entonces el camino el reguero Mingoyu, siendo éste un lugar muy bonito.

Toma la senda tendencia septentrional arrimándose a los contrafuertes de Peña Collada.

Descendemos así por otro tramo destacable donde domina el hayedo y donde veremos alguna vieja muria.

Tramo bien guapo que descendemos sobre el margen izquierdo del Mingoyu.

Un par de revueltas por el bosque mixto nos llevan a cambiar nuevamente al margen derecho del reguero.

Para salir a un tramo hormigonado súmamente humedo, con hielo y buena pendiente, por el que tenemos que prestar atención.

Pindiamente caemos a la foz que forma el arroyo para cambiar una vez más a su margen izquierdo.

Nos despedimos del Mingoyu, que más abajo entrega sus aguas al Zaraméu y transitamos por un último tramo de bosque autóctono saliendo de la foz.

Una vez más nos adentramos en el pinar de repoblación.

Para caer por el Cantu La Bobia al desvío de Oliz, que tomamos hace unas horas.

Ya en fuerte descenso, entre robles y castaños, continuamos por la pista recorrida a la mañana.

Como a 1 km antes de llegar a Caranga d'Arriba, nos desviamos escasos metros para caer al curso del Zaraméu.

Donde se encuentra el Azud del Zaraméu, pequeña presa que capta sus aguas para entregarlas al embalse de Valdemurio y que habíamos pasado por alto a la mañana.

Y ya pasando junto a los antiguos barracones de las obras de la canalización de Oliz...

...enseguida cruzamos el Trubia.

Entramos así en Caranga d'Arriba.

Donde aprovechamos a dar una vuelta por el pueblo.

Y fijándonos en detalles de esta guapa localidad, finalizamos esta prestosa ruta junto a la Ermita de los Remedios, donde tenemos el coche.

Os dejamos el perfil de elevación.

¡¡Un saludo!!

10 comentarios:

  1. Estuvisteis por algún tramo que no conocía de esa zona. No hace mucho que estuve por allí. Perfecta descripción de la ruta, y como siempre con unas fotografías excelentes. Una vez más: ¡enhorabuena compañeros! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Viti!!Quizás te refieres al tramo del colláu al extremo norte de la sierra, que nos da no debe ser muy transitao.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Una ruta preciosa , igual que las fotografías, las explicaciones de diez. Saludos y a seguir Pateando el Monte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muches gracies!! Efectivamente una ruta bien prestosa.

      Eliminar
  3. Estupenda ruta, la que habeis hecho. Las vistas , igual que las fotos fenomenales. Con muy buena documentacion. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastián!! Un buen paseo, quizás con con algún tramín hormigonao un poco pesao, pero una ruta guapa.
      Saludos!!

      Eliminar
  4. Perbona descripción y fantástiques semeyes.¡Norabona! De xuru qu'intentaré copiavos daqué. Nun lo conozo y paez que pue ser interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muches gracies Arturo!! Yo creo que va gustate, además puedes planteátela de otres formes, como pue ser subir pol camín vieyu de Sta. María al puertu; no se cómo tará pero, más que na, nosotros no lo ficimos por no perder altura. Tamién pues salir de Las Ventas en vez de Caranga, que suele ser lo más habitual.
      Un saludu!

      Eliminar
  5. Muy guapa, nosotros hicimos dos o tres veces esa cumbre, pero por la otra vertiente desde La Venta. Si vuelvo por la zona la haré también desde Caranga.
    No sabía yo de esa leyenda sobre Mingoyu.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Monchu! Como ves, pues un guapo paseín bastante tranquilo.
      Y sí que es interesante lo de Mingoyu, vete a saber qué pasó ahí.
      Un saludo!!

      Eliminar